Seguinos en nuestras redes

Atletismo

Lanzamiento de disco: Los detalles de la historia de Lucas Miño en el atletismo

Lucas Miño luego de consagrarse campeón mundial escolar pasó por los estudios de Oíd Mortales Radio.

Publicado

el

Oriundo de La Criolla, Entre Ríos un pueblo a 20 minutos de Concordia ciudad en la todos los días Lucas Miño entrena.  Él comenzó a jugar al rugby en el Club Los Espinillos pero luego se inclinó por el atletismo más precisamente por el lanzamiento de disco. Prueba que escogió para escribir su propia historia.

Hace poco más de un mes el joven comenzó a escribir los primeros capítulos de su vida deportiva. Fue en Río de Janeiro donde se consagró campeón mundial escolar en la prueba de lanzamiento de disco reservada para menores de 15 años. Su primer logro internacional tras lanzar 58 metros y 45 centímetros con su disco.

Miño, acompañado de su mamá Silvana, se acercó a los estudios de Oíd Mortales Radio para dialogar con el equipo periodístico de 3200 El Código del  Deporte. “Mi equipo es mi mamá que siempre está detrás mío. Está siempre presente y me acompaña a todos lados. Después son mis abuelos y mis hermanos”, señaló el atleta quien mostró un orgullo por las personas que están en todo momento con él.

Hace un año comenzó a practicar de forma diaria el lanzamiento de disco en el Polideportivo de Concordia. Su entrenador Tomás Chapelet fue el que reconoció su talento. “Un día fueron a mi escuela de La Criolla, porque antes iba ahí, a buscar chicos para correr. Quedé en la selección y luego me hicieron ir al Polideportivo a hacer unas pruebas. Ahí fue cuando Tomás me vio y me dijo si quería probar lanzamiento de martillo y me gustó, luego me incliné por el disco”, contó.

Actualmente, Lucas cursa sus estudios secundarios en la Escuela Agrotécnica Nº 152 Manuel M. Calderón ubicada en la zona de la Represa Salto Grande. Al citar el establecimiento escolar explicó paso a paso como es un día normal para él.

“Me levanto a las 4.30 am. A las 5.15 o 5.30 am tomo el colectivo en La Criolla. Hacemos el recorrido por Los Charrúas y luego vamos directo a la escuela. Termino mi día escolar y me tomo un transporte al trabajo de mi mamá donde la espero a que termine para que me lleve a entrenar. Una vez finalizado el entrenamiento vuelvo mi pueblo”, relató.

Sin dudas, es el enorme el esfuerzo que hace para poder practicar la disciplina que lo enamoró. Además, indicó que “las clases con Tomás son muy buenas. Entrenar con él es muy cómodo, nos entendemos, somos casi íntimos. Variamos los entrenamientos en físico, en lo táctico y en practicar la técnica. Entreno también con Carmela (Cocco) una gran deportista”.

“La experiencia en los Juegos Mundiales Escolares fue muy buena”

“Realmente se nos dio todo. Fue muy lindo en lo deportivo y además me permitió conocer el país, las playas y socializar con los demás deportistas. Pude hacer turismo”, expresó y destacó que pudo realizar una presentación de baile junto con una compañera de delegación. “Había que presentar algo del país y otra chica bailaba folklore así que bailamos una chacarera”, remarcó y contó que antes bailaba porque su papá tenía un ballet folklórico.

Justamente en el aire de 3200 Radio su papá Jesús le envió un saludo. En un mensaje de voz dijo: “Quiero utilizar estos segundos para saludar y felicitar a Lucas, mi hijo, del cual estoy muy orgulloso por los logros que está consiguiendo. A su mamá que es la encargada de llevarlo a entrenar todos los días con viento y lluvia en su motito. Y a su entrenador vaya mi reconocimiento y saludo”.

Sus objetivos

También, Miño definió cuáles son sus objetivos deportivos a corto plazo. “Voy a competir en los Juegos Nacionales Evitas y el Nacional U16. Posteriormente voy a empezar a entrenar doble turno de lunes a sábado porque vamos a apuntar al Sudamericano U18 que se realizará el año que viene en Ecuador, Quito. Tengo que hacer una marca para clasificar y llegar”, detalló.

Por último, pidió a la comunidad ayuda con sponsors para solventar gastos de logística diarios. “No pido mucho, solo que la ayuden a mi mamá con el combustible porque todos los días venimos de La Criolla a Concordia. También, en algún caso un par de zapatillas de lanzamiento que son especiales y costosas”.