Seguinos en nuestras redes

Columnas

Los Pumas: un paso adelante

En un soleado mediodía de Nantes, Los Pumas derrotaron a Japón en un vibrante partido y continúan su periplo mundialista.

Publicado

el

El ya familiar Stade De La Beaujoire fue el escenario en el cual se enfrentaron los dos equipos del grupo D que aspiraban a seguir en carrera, encuentro en el cual el ganador se llevaría todo.

El staff argentino, comandado por el head coach Michael Cheika, optó por repetir el equipo que plantó frente a Inglaterra en el primer partido de la copa, con la excepción de Guido Petti, que ingresó por el cordobés Matías Alemanno.

Si bien Japón es un equipo de segundo orden, cuenta con muchos jugadores naturalizados, y ha dado algunos batacazos en mundiales (victorias 34-32 frente a Sudáfrica en 2015 y  19-12 vs. Irlanda y 28-21 vs Escocia en 2019), y esperaba golpear nuevamente sustentado en el juego activo y prolijo que los caracteriza.

Ataviados con la hermosa camiseta homenaje a los Granaderos, Los Pumas salieron a proponer un partido dinámico, de percusión  y penetración a través de sus forwards, y rapidamente se pusieron en ventaja por intermedio de Santiago Chocobares, quién, lanzado de punta, atravesó la defensa nipona y convirtió el primer try, refrendado luego por la patada de Emiliano Boffelli.

Se empezaba de la mejor manera, pero enseguida el conjunto nacional caería en uno de esos baches que los ha caracterizado durante el torneo, y a los pocos minutos sufriría el hermoso try del segunda línea Amato Fakatava, quien tras recibir sobre el touch ejecutó un sombrero con gran calidad y apoyó en el ingoal puma, y tras la conversión, el partido se ponía en igualdad de puntos. Los nipones basaban su juego en la obtención clara en las formaciones fijas (10/10 en scrums y 8/9 en lineouts), tras lo cual llevaban la pelota a las puntas, lugar de la cancha en donde varias veces lograron tener superioridad numérica, desnudando las debilidades en la estructura y organización defensiva puma, quienes estuvieron muy erráticos, fallando 29 tackles.

Para colmo, se lesionaba Pablo Matera, ex capitán y unos de los líderes espirituales del elenco nacional; el tercera línea del seleccionado albiceleste sufrió un desgarro de grado 3 en el  isquiotibial derecho, que practicamente lo dejó marginado de la copa. Cuando el equipo parecía entrar en una zozobra, se erigió la figura descomunal de Marcos Kremer. El concordiense, transformado en un berserker, esos guerreros vikingos que combatían en trance, frenéticos de furia, entendió rapidamente lo que el equipo necesitaba, se hizo cargo y tomó la lanza, convirtiendose en una barrera infranqueable, contagiando toda su energía y potencia (13 tackles y 1 pelota recuperada) al resto del equipo.

Asi es como tras una acción suya, tapando una  intención de drop japonesa, llegó a los 28´el primer try de Mateo Carreras, que tras un buen contragolpe, empezaba a mostrar toda su capacidad goleadora. El elenco nacional se apoyaba en la entrega de su pack de forwards con Kremer y el capitán Julián Montoya (14 tackles) como adalides, y en la clase de Carreras y de Emiliano Boffelli, que anotaba un penal a los 35´; pero como toda la tarde, Japón respondía minutos después con otra gran conquista, ahora de Naoto Saito, el buen medioscrum de los Brave Blossoms, tras otra jugada en la cual Japón pudo explotar el canal exterior de la defensa puma. Llegaba el descanso, con Los Pumas imponiendose 15-14.

Apenas comenzado el segundo tiempo, a los 5´llegó un nuevo try del tucumano Mateo Carreras, que tras una jugada un poco desprolija terminó con el wing zambullendose en el ingoal rival. Pero, nuevamente, los japoneses contestaban con un penal del apertura Rikiya Matsuda y un drop del fullback Lomano Lemeki. El match quedaba 22-20 para los argentinos.  El partido era de ida y vuelta y Los Pumas sufrían sus propios errores, y las malas recepciones en las salidas y un par de kicks fallidos de Lucio Cinti,  permitían que el adversario se mantuviera a flote.

Tras una jugada muy bien elaborada desde un scrum, Emiliano Boffelli sumó un nuevo try, que el mismo convirtió desde la bandera, y ponía el score 29-20.

Debido a un nuevo error en la salida y un penal en 5 metros que Japón decidió jugar, luego de un buen movimiento preestablecido llegó otro try en la bandera, esta vez apoyado por el apenas ingresado Jone Naikabula, convertido por  Rikiya Matsuda, que metía un bombazo desde el touch para colocar el score en 29-27 en 64 minutos. Pero ahora eran los argentinos quienes respondían, ya que dos minutos después y tras una electrizante corrida en la cual dejó desairados a tres adversarios, Mateo Carreras anotaba su hattrick, cuya conversión ejecutó Nicolás Sánchez (quien ingresó a los 19 del ST, y tuvo una buena actuación), y que posteriormente también sumara un penal, haciendo de esta manera que el sol se pusiera para los orientales y dejando cifras finales, 39-27 en favor del seleccionado nacional.

Los Pumas merecieron ganar, y finalmente mostraron algunos destellos de lo que son capaces de hacer. Se notó un cambio en la actitud y los líderes dieron la cara en los momentos en los que el partido así lo requirió. La remontada vino por el lado de los backs, que aún no habían aparecido en el torneo, con las actuaciones estelares de los world class Mateo Carreras y Emiliano Boffelli, dueño del juego aereo, bien secundados por Chocobares y Mallía; todos ellos con muchos metros recorridos, defensores superados y varios quiebres, aunque aún sin brillar colectivamente. También cabe destacarse la disciplina defensiva, ya que solo se otorgaron 7 penales; el line estuvo sólido y el maul volvió a dañar.

Como contrapartida, podemos señalar los  13 errores de manejo, el bajo porcentaje de tackles exitosos, que siempre fue una bandera de Los Pumas: solo 72%  (29 errados sobre 121). Flojo también estuvo el scrum, en donde se obtuvieron solo 5 pelotas de las 8 propias que se pusieron en juego. Afortunadamente, corregir muchas de estas cuestiones solo dependen del elenco argentino, que cumplió con el primer objetivo trazado, se clasificó a los cuartos de final y consiguió un buen envión anímico.

El próximo sábado 14/10 se enfrentará Marsella a Gales, que ha ido mejorando con el correr de los partidos, y que esgrime un juego prolijo, que sin demasiado brillo sabe a lo que juega, y que cuenta con grandes individualidades como el experimentado apertura Dan Biggar, Liam Williams y el joven maravilla Louis Rees-Zammit; además es dirigido por el viejo sabio Warren Gatland, que siempre sabe como sacarle lo mejor a sus equipos.

Por lo pronto, Los Pumas ya están entre los mejores 8 del mundo y aún continúan en carrera.

Síntesis

Los Pumas: 1. Thomas Gallo (26m ST, Joel Sclavi), 2. Julián Montoya (capitán; 37m ST, Agustín Creevy) y 3. Francisco Gómez Kodela (2m ST, Eduardo Bello; 30m ST, reingresó Gómez Kodela); 4. Guido Petti y 5. Tomás Lavanini (8m ST, Pedro Rubiolo); 6. Pablo Matera (24m PT, Matías Alemanno), 7. Marcos Kremer y 8. Juan Martín González; 9. Gonzalo Bertranou (19m ST, Lautaro Bazán Vélez) y 10. Santiago Carreras (19m ST, Nicolás Sánchez); 11. Mateo Carreras, 12. Santiago Chocobares, 13. Lucio Cinti (30m ST, Matías Moroni), 14. Emiliano Boffelli y 15. Juan Cruz Mallía.

Entrenadores: Michael Cheika, Felipe Contepomi, Andrés Bordoy, Juan M. Fernández Lobbe y David Kidwell.

Japón: 1. Keita Inagaki (8m ST, Craig Millar), 2. Shota Horie (8m ST, Atsushi Sakate) y 3. Jiwon Gu (2M ST, Asaeli Ai Valu); 4. Jack Cornelsen y 5. Amato Fakatava (10m ST, Warner Dearns); 6. Michael Leitch, 7. Pieter Labuschagne (30m ST, Amanaki Saumaki) y 8. Kazuki Himeno (capitán); 9. Naoto Saito y 10. Rikiya Matsuda; 11. Siosaia Fifita, 12. Ryoto Nakamura (30m ST, Ryohei Yamanaka), 13. Dylan Riley, 14. Kotaro Matsushima (21m ST, Jone Naikabula) y 15. Lomano Lemeki. No ingresó: Kenta Fukuda.

Entrenadores: Jamie Joseph, Riki Flutey, John Mitchell, Shin Hasegawa y Tony Brown.

Árbitro: Ben O’Keeffe (Nueva Zelanda)

Cancha: Stade de la Beaujoire, Nantes (Francia)

Público: 33.624 personas

Apasionado por mi deporte y de familia profundamente ligada al rugby y al Club Los Espinillos, comencé a jugar allí a los 6 años. Formé parte del plantel del Seleccionado de Desarrollo de Entre Ríos, tanto en Juveniles como en Primera. En el año 2006 recibí el premio San Antonio de Padua. Fui entrenador de categorías juveniles de mi club en dos períodos (08/09 y 14/15), consiguiendo títulos provinciales. También participé del cuerpo técnico del equipo provincial durante los Juegos Deportivos Federados de la Región Centro en el año 2015. Durante el año 2019 colaboré como comentarista en las primeras transmisiones vía streaming que se realizaron de los partidos de Los Espinillos. Como entrenador del Plantel Superior, mi club logró el Campeonato Provincial en el año 2022.

Continuar leyendo
Comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *