Seguinos en nuestras redes

Atletismo

La carrera de un atleta: Entre la pista y la comunicación

Mientras realiza la pretemporada en Cachi, Dylan Van Der Hock se prepara para estudiar Periodismo y Comunicación.

Publicado

el

Son días de cambios para el atleta nacido en Concordia. En estos momentos, se encuentra alojado en la localidad de Cachi, en el Valle Calchaquí, a 2.400 metros sobre el nivel del mar, realizando una puesta a punto deportiva junto a Martín Méndez. A su vez, su tiempo libre lo utiliza para estudiar y adelantar materias debido al cambio de Universidad en Estados Unidos.

El joven tomó la decisión de pasar de California Baptist University (CBU) a la Universidad de Wyoming ubicada en Laramie, ciudad ubicada en el condado de Albany. Allí estudiará Comunicación y Periodismo. “El cambio lo tomé por decisión propia para tener un cambio y el punto a favor de mi nueva Universidad es que se encuentra a 2.200 metros de altura como Cachi”, expresó en la entrevista con 3200, el código del deporte.

Además, comentó que en “esta Universidad estaré estudiando dos carreras: una es Comunicación con un minor en Relaciones Públicas y la otra es Periodismo. Esta decisión fue para subir un escalón ya que este espacio educativo tiene una excelencia académica y es un buen lugar para entrenar. En este momento me encuentro tomando clases para adelantar y poder recibirme el año que viene. En agosto me mudaré a Wyoming y empezaré las clases presenciales más la temporada de Cross Country”.

Desafiando la altura: Preparación deportiva en las montañas de Cachi

En cuanto a los entrenamientos que está realizando en el norte argentino, el atleta señaló que la “preparación va más que bien. Tengo experiencias en este tipo de entrenamientos de altitud por lo que se me hace más fácil la adaptación. Además, estoy con Martín Méndez, amigo y atleta que me ayuda mucho. Su compañía durante los entrenamientos es fundamental. Así que estoy sumando casi 200 kilómetros semanales y hacerlo solo, realmente, sería muy difícil”.

“Más allá del beneficio que da el entrenamiento a 2.400 sobre el nivel del mar en glóbulos rojos y mejora de la capacidad aeróbica, elijo venir por la tranquilidad. También sirve para estar lejos de las distracciones y estar más enfocado. Queda poco tiempo ya porque la próxima semana viajamos a Europa a competir”, anticipó.

Asimismo, señaló que “en la actualidad me encuentro en una etapa de crecimiento. Estoy cien por ciento seguro de que estoy tomando buenas decisiones para crecer en mi carrera deportiva. Estoy siendo más inteligente y maduro en ese sentido”.

Como etapa de preparación, el entrerriano compitió en la distancia de 10 kilómetros de la carrera Maya en la que obtuvo el primer puesto en la edición 48 de esta prueba. El tiempo que marcó fue de 29:25 minutos.  Detrás quedaron Joaquín Arbe y Enzo Lautaro Fernández.

Por último, con respecto a volver a representar a Argentina en un torneo, el joven dijo que tuvo la intención de competir en el Campeonato Sudamericano de ruta pero decidió dejar pasar eso y concentrarse en los entrenamientos. “Posiblemente en el futuro opte por volver a representar a mi país si está la posibilidad”, afirmó.