Seguinos en nuestras redes

Atletismo

Salto con garrocha: Javier Benítez analizó el año deportivo que tuvo junto a Germán Chiaraviglio

El entrenador habló de todo en una extensa charla con 3200 El Código del Deporte.

Publicado

el

Luego de transitar los Juegos Panamericanos de Chile 2023 junto a su dirigido Germán Chiaraviglio, el entrenador hizo un balance de la competencia y de la performance del atleta, contó cómo es la relación diaria con él,  habló del presente del atletismo de Concordia y marcó los objetivos que le quedan por delante. “Te puedo asegurar que estamos a la altura de cualquier entrenador del mundo”, afirmó.

Javier Benítez desde el 2019 viene acompañando a Germán en su preparación deportiva. El principal objetivo para el atleta de 36 años es llegar a los Juegos Olímpicos de París 2024 y para eso debe estar entre los primeros 32 lugares del ranking mundial. Hoy se ubica en el puesto 21 y el sueño olímpico está cada vez más cerca.

El recorrido no fue fácil, tuvieron que transitar un 2023 con alto grado de competitividad. En este año lograron conseguir el Campeonato Sudamericano en San Pablo con una marca de 5.55 metros y la medalla de plata en los recientes Juegos Panamericanos de Chile saltando en 5.50 metros. Dos competencias que lo posicionaron entre los 20 mejores del mundo.

– ¿Cómo fue la experiencia que te tocó vivir en los Juegos Panamericanos de Chile?

La experiencia en los Juegos Panamericanos de Chile fue muy linda. Los Juegos Panamericanos son eventos muy importantes. Fue un Juego Olímpico para los atletas de América, es el segundo evento en importancia y la verdad que fue muy buena.

Nosotros, por suerte, habíamos programado este año dos picos de competencia. Una fue en el mes de julio para el Campeonato Sudamericano de Adultos y el otro torneo relevante para nosotros eran estos Juegos Panamericanos que si bien en el atletismo no otorgaban plazas directas a París, sí aportan muchos puntos para el ranking y el sistema de clasificación del atletismo es por ranking, entonces era un torneo muy relevante.

Nuestro objetivo fundamental es pensar en París 2024, queremos llegar a clasificar a los Juegos Olímpicos y es por eso que en este torneo hicimos una puesta a punto, una preparación específica. Nuestro objetivo era llegar al podio, sabíamos que la medalla iba a estar entre los 5.50 metros para arriba. Justo en Chile se dio una condición climática algo mala en general porque hizo mucho frío casi todos los días. No esperábamos esa condición climática para esta altura del año. Se vio una merma en casi todas las marcas que hubo en el atletismo.

– ¿Qué opinión tenes sobre la performance que realizó Germán en la competencia?

La competencia fue muy táctica. Nosotros arrancamos a saltar después de haber hecho una entrada en calor muy buena. Nunca en una entrada en calor había visto a Germán en esas condiciones, lo cual fue bueno pero nos jugó un poquito en contra. En la entrada en calor eran 11 participantes, clasificaban 12 por ranking, o sea, estaba limitado a los 12 mejores de América. Cada país podía presentar un cupo máximo de 2 y a último momento un brasilero se dio de baja por una lesión, así que compitieron 11, los 11 mejores de América.

A pesar de que eran 11 se hizo muy largo y desde su entrada en calor hasta que empezó a saltar pasó más de 1 hora lo cual es un tiempo bastante complejo porque no te sirve para sostener la entrada en calor que hiciste, te enfriaste y tenes que volver a calentar. Un atleta como Germán, que ya tiene algunos años más, ya eso le cuesta mucho más que a los jóvenes.

Eso nos jugó un poco en contra, es por eso que arrancó saltando en el 5 metros 20, que pasó el segundo intento, después los 5 metros 40, que lo pasó en el tercer intento. Esa fue la parte que más sufrimos porque había hecho dos intentos nulos y si en el tercero no lograba pasar a esa altura íbamos a quedar en la séptima posición, lo cual era malo para nosotros, no era el objetivo, lo pensado, lo buscado. Y luego pudo pasar en el tercer intento a 5 metros 40 y ya se ubicó entre los cuatro mejores. La competencia continuó en 5 metros 50, y al pasar en el primer intento ya quedó entre los dos, solo dos pasaron, el atleta de Estados Unidos y Germán, pudieron pasar 5 metros 50.

El primer intento en 5 metros 55, va Germán, hace nulo, va el atleta de Estados Unidos y pasa, así que pasa a ganar la competencia, y de ahí nosotros, si pasábamos 5 metros 55 en el segundo intento, no nos valía mejorar la posición, o sea, seguíamos siendo segundo, así que los dos intentos que le quedaban, los hicimos en 5 metros 60, lo cual estuvo cerca, en el segundo intento se desarmó un poquito arriba, se coordinó arriba en el pasaje. Si pasábamos 5 metros 60, posiblemente era la medalla de oro, la que nos traíamos y no la de plata, pero bueno, no se pudo. Estamos más que conformes y contentos con la competencia, ya que nuestro objetivo era lograr una medalla. Es muy difícil conseguir una medalla en un Juego Panamericano.

– ¿Con qué momento del torneo te quedas?

Los Juegos Panamericanos tienen una situación muy linda que es en la que todos los atletas de todos los países, de todos los deportes comparten un lugar común, comparten la villa, en este caso la villa panamericana que era como una especie de barrio donde había creo que 10, 12 torres de 15 pisos más o menos y los atletas se alojan ahí en esos edificios.

Argentina compartía la torre con Uruguay, enfrente estaban Colombia, Panamá, Guatemala, Brasil estaba un poco más allá y todos compartían el comedor. Hay una carpa gigante donde funciona el servicio de comida y donde ahí te cruzas con deportistas de toda América, de todos los deportes. Claramente conocemos muchos más a los argentinos, entonces estuvimos compartiendo con los equipos de vóley, el Seven masculino de rugby, Las Leonas y Los Leones.

Esa convivencia es algo que no se da todos los días y que está muy bueno. El Comité Olímpico Argentino tiene montado un espacio común de encuentro, tiene también la parte de Kinesiología, el Servicio Médico para los deportistas, entonces también es un lugar de encuentro y en esos momentos es  donde se dan las charlas y podes conocer y contactarse con otras personas. Yo creo que ese es el momento más lindo de lo que son los Juegos Panamericanos o en tal caso un Juego Olímpico.

-Después de tantos años junto a Germán, ¿cómo te sentís entrenándolo?

Después de tantos años de trabajar con Germán, arrancamos en el 2019, previo a la pandemia, me siento muy bien porque al principio era un desafío grande porque es un atleta de élite internacional y siempre que uno accede a estos deportistas obviamente que quiere dar con la talla y no quiere estar lejos de las necesidades, no quiere estar generando un problema al atleta, sino generarle soluciones.

Germán es un gran atleta, es muy profesional y con el transcurso del tiempo fuimos encontrando nuestras formas porque la realidad es que hay un diálogo unido y vuelta constante donde buscamos la mejor versión de él. El día a día es fundamental por eso también pasamos mucho tiempo juntos, casi entrenamos juntos todo el tiempo. Él no hace rutinas por separado, son muy pocos los entrenamientos que él hace solo, digamos que no está supervisado por mí, o que no lo veo  porque él ya está en la etapa de longevidad deportiva por decirlo de alguna manera. Ya es un atleta de 36 años y cada entrenamiento, cada salto, cada carrera, ya le pesa. Es por eso que después de tanto tiempo de estar juntos, eso ya es un avance.

Y en lo personal, como entrenador, crecí también, crecí mucho al lado de él. Aprendí a tener tanta experiencia internacional, tanto roce, ver a deportistas de otros países o entrenadores trabajar, que es lo que hacen y uno se va nutriendo.  Te puedo asegurar que estamos a la altura de cualquier entrenador del mundo, por ahí tenemos falencias tecnológicas o de infraestructura, pero de conocimientos y de qué es lo que hay que hacer, estamos mano a mano con la mayoría de los entrenadores del mundo.

-Como concordiense, ¿qué te representa ver, leer, informarte de tantos entrenadores y deportistas que están en el alto rendimiento?

Ver a tantos entrenadores y deportistas en este alto rendimiento, en algún momento dije que me pone obviamente muy satisfecho, y felicito a cada uno de esos entrenadores y a cada uno de esos deportistas que lograron acceder al alto rendimiento. Obviamente que no me voy a conformar con la cantidad, quisiera que sean muchos más, que sean más deportes que se estén trabajando y que se puedan dedicar al alto rendimiento, que haya más deportistas y atletas que accedan y que logren esos niveles. Eso quiere decir que hay muchos semilleros, que hubo muchos clubes o escuelas deportivas de base que hicieron su trabajo en detectar talentos deportivos y que esa gran masa nos lleve a tener cada vez más deportistas y más entrenadores que se puedan dedicar al alto rendimiento. ¿Son más que antes? Claro que sí.

Antes, cuando yo era deportista, me acuerdo que por ahí encontraba un boxeador, o de vez en cuando algún atleta en una Selección Nacional hoy, por suerte, tenemos más deportes y más entrenadores que acceden a Selecciones Nacionales, representaciones sudamericanas, panamericanas y mundiales lo cual me pone muy contento. Creo que no hay que descansar en esa búsqueda y hay que seguir, y tienen que seguir tienen que ser más deportes, más entrenadores y más atletas de Concordia que estén en esa situación. Sería buenísimo para todos.

¿Una opinión sobre el atletismo de Concordia?

El atletismo local, el atletismo de Concordia, siempre fue difícil, siempre nos costó, desde hace unos años para acá que tenemos la pista de atletismo, eso nos ha dado un empuje enorme. El profe Enrique Da Costa Leite, junto con el equipo de trabajo que está en la pista, Javier Rigoni, Daniel Miño, Tomás Chappellet, son profes que van empujando el atletismo local y hay buena base. Hay chicos que se están destacando en niveles nacionales e internacionales, Carmela Coco, Lucas Miño, Jonathan Pucheta. La verdad que son chicos excepcionales que surgieron de las entrañas de la pista, de chicos que se acercaron y empezaron a hacer atletismo y fueron mejorando.

Esto se debe gracias al trabajo de los profes, primero en detectarlos y enseñarles las técnicas correctas y segundo con el apoyo de la familia que tienen la oportunidad de llevarlos cada día a hacer deportes. Esto va a seguir creciendo así que yo creo que el atletismo de Concordia tiene un buen presente y va a seguir así por un muy buen camino.

¿Qué balance haces de este año y qué objetivos quedan por delante?

El balance del año, más que positivo, los dos desafíos más relevantes el Campeonato Sudamericano de Adultos y los Juegos Panamericanos fueron con los resultados esperados, soñados. Uno puede tener el deseo pero después no poder concretarlo porque la alta competencia a veces es muy difícil y por ahí no se da lo que uno planea.

Muy positivo, un gran año, Germán fue Campeón Sudamericano Adulto, Subcampeón Panamericano y rankeado 21 en el mundo, lo cual hoy nos está dando el acceso a los Juegos de París donde participan los 32 mejores deportistas del mundo. Todavía falta, esto cierra el 30 de junio del año que viene pero el 50% de los puntos que nosotros necesitamos para París ya los logramos, con estos dos grandes eventos.

Ahora, el año que viene, nos queda a fines de enero un Campeonato Sudamericano Indoor en Cochabamba, Bolivia y un Campeonato Nacional en el mes de abril. En el mes de mayo tenemos los Juegos Campeonatos Iberoamericanos, que se hacen en Brasil. Y esos cinco eventos, esos tres eventos del año que viene, más los dos que hicimos este año, son los que posiblemente nos den los puntos necesarios para poder clasificar a París 2024.

Además vamos a hacer una gira europea y otras competencias que tenemos previstas pero eso siempre se ve un poquito más sobre la marcha el año que viene, de acuerdo al calendario que va a salir a principios de enero del 2024.

Ver
Hay un nuevo ADN 3200, no te lo pierdas!
Ver
Hay un nuevo ADN 3200¡No te lo pierdas!