Seguinos en nuestras redes

Canotaje

Jorge Ferrier ante el desafío de conseguir una medalla para Uruguay

El concordiense es el técnico del seleccionado uruguayo que competirá en los Juegos Panamericanos.

Publicado

el

Jorge Ferrier nació en Concordia y el río Uruguay se convirtió en su segunda casa. Allí pasó horas entrenando, compitiendo y, en definitiva, haciendo lo que tanto le apasiona: practicar canotaje.

El mismo río lo vinculo a los hermanos uruguayos, que lo tienen como un referente gracias a su trabajo en el Club Remeros de Salto. El licenciado en Educación Física testimonia, en primera persona, la integración concordiense salteña. “Tenemos un permiso especial así no estamos 3 ó 4 horas para cruzar por el puente de Salto Grande. Sino es imposible por las horas de espera que hay”, aclaró.

Desafío Panamericano

“Estoy con 4 deportistas: Santiago Melo, Matías Otero, Sebastián Delgado y Julian Cabrera”, precisó en la entrevista concedida a “3200, el código del deporte” en radio.  Competirán en las pruebas de “K1, 1000 metros; K2, 500 metros y cuádruple de 500 metros”.

“En los Juegos Odesur logramos medalla, en Asunción, el año pasado. Gracias a ese rendimiento pudimos estar en los Juegos Panamericanos”, destacó el técnico sobre la competencia en Chile que tendrán lugar, para el canotaje, en Laguna Grande, en San Pedro de La Paz.

“El bote de equipo tiene muchas chances. Están fuerte y se complementan muy bien”, aseguró al ser consultado por las expectativas del seleccionado oriental. Específicamente, en los Juegos Deportivos Panamericanos de Chile 2023, Uruguay competirá así: K1 (bote individual) con Matías Otero; El K2 con Matías Otero y Julián Cabrera y en el K4 estarán los cuatro palistas.

Ferrier aseguró que, más allá de que la disciplina estará desarrollándose a unos 600 kilómetros de Santiago de Chile, epicentro de la competencia, “la experiencia es espectacular. Es mi segundo Juego Panamericano ya que estuve en los Juegos de Lima. Salimos 4 y espero que este año se nos dé”, enfatizó.

Recordó que “siempre estamos lejos de la Villa, de la ciudad, por lo que para vivenciar estar en una Villa solicitamos al jefe de misión, el que coordina todos los lugares, ir dos días y vivir ese momento y codearte con todos los deportistas. Es otra cosa”.

“Nosotros sólo vamos a estar con gente de nuestro deporte y es una pena. En los Odesur pudimos estar en la villa, ir a ver varios eventos, alentar a deportes como el hockey y básquet”, precisó y recordó otro momento conectado a Concordia: “cuando Federico Bruno sacó la medalla estuve alentándolo, mirándolo con Víctor Bernay y Cristina Canal. Eso está bueno”.

Expectativa celeste

Ferrier y el seleccionado celeste ya está en suelo chileno, ya que viajaron este martes 24. “El 1 arrancamos y son 4 días de competencia de canotaje. El 3 y 4 serán las competencias por las medallas. Van a correr un heat y de ahí a la final. Veremos, pero las grandes chances están en el bote grande, en el K4”, reiteró.

Un sueño para el final: “Uruguay, desde Atenas 2004 (Darwin Romero fue el palista que compitió en Grecia y se debió a una wild card), no presenta un palista así que es muy difícil llegar a un Juego Olímpico”, marcó el de Concordia que sabe que de desafíos se alimentan las hazañas deportivas.

Pero esa será otra historia, en abril próximo, en el Preolímpico de canotaje de los Estados Unidos. Palada a palada, ahora toca competir en Chile. Lo mejor está por venir para Uruguay y el de Concordia.

Continuar leyendo